domingo, 11 de diciembre de 2005
Inventario 7
Dos décadas caminando.

Con cariño a los asistentes y ausentes a mi casa, este 20/02/05.

Veinte años cosidos a retajos, de urgencias, disimulos y rutinas/veinte años, cumplidos en mis brazos con la carne del alma de gallina. /Veinte años, de príncipes azules (en mi caso es de princesas azules), que se marchaban antes de llegar. Así reza el inicio de Dieguitos y Mafaldas, una canción de Joaquín Sabina. Son ya dos décadas llenas de variaciones y desviaciones, de formalidades e informalidades. De dos muertes físicas de seres queridos. En estos mismos, anduve de las fuerzas básicas de fútbol de la UPAEP a las filas rotarias por medio de Interact, con logros y fracasos, lugar que me enseñó al líder que tenía por dentro. Y del rotarismo a la Casa del Escritor Refugiado, donde he editado una antología de cuento y poesía (El Eco Hecho Carne, Septiembre 2003), y ahora edito la revista Periódica Literatura, en ambos publiqué un cuento. Dos décadas llenas de un trato clasista, de menosprecio al que no usa ropa de marca y no asiste a los restaurantes de lujo, todo eso aprendí en el Benavente. En cambio, en la siempre amada preparatoria Emiliano Zapata de la BUAP, aprendí que los que “menos tienen” son los menos necesitados de amor, de paz, de cariño, de amistad y de cultura, alma matter la cual me enseñó a no callar las injusticias, a hablar con mi verdad, a cuestionar, a ejercer mi derecho, a opinar. Veinte años de amigos: poetas, novelistas, periodistas, confidentes, demonios de la guarda, los de siempre, los que se alejaron, los de paso y los imaginarios. De amores: la musa eterna, la que me quemó el corazón, la de paso, la sanadora y la que me vino a recordar que me gusta quemarme el corazón. Dos por diez, son los años llenos de risas y llantos, tristezas y alegrías, verdades y mentiras. A mis quince descubrí la enfermedad de escribir y la adicción de leer, a mis dieciséis me hice adicto a la mujer y sus figuras. A mis veinte, escribo una columna para Diario Cambio, ésta es la número siete. A veinte años de distancia me sobran los motivos para festejar que he vivido y así como García Márquez, también puedo contarlo. Veintiuno el número de día en el que nací y dos el mes. A todos los y las protagonistas de mi vida, gracias.

Anécdotas y posdata.

1) En la última clase que nos dio el amigo y novelista poblano del Crack, me llegó a decir que si en algunos ámbitos hubiera dos o más como yo, otra cosa sería. Pero sólo hay uno, pero amenazo ser lo que tres. 2) El dieciséis de noviembre del año que terminó acompañé a mi familia a presenciar el voto del actual gobernador, Mario Marín Torres, el cual se dio en la casilla correspondiente a la sección 1561 del distrito 5. Entre el tumulto tuve la oportunidad de acercarme a él y hacerle la siguiente petición: Señor licenciado Mario Marín Torres, me presento, soy Alfredo Godínez Pérez, un asiduo alumno de la Casa del Escritor, quiero pedirle continúe con los proyectos culturales realizados durante el sexenio de Melquíades Morales Flores y con ello considere entre su gabinete la probabilidad de ratificar al novelista Pedro Ángel Palou García, pues yo he sido uno de los beneficiados con los proyectos que él ha emprendido durante estos seis años. El me respondió: Su propuesta será tomada en cuenta y claro buscaremos la continuidad de proyectos. Fin de la cita. A unos días de distancia puedo sentirme feliz de que su decisión haya sido la de ratificar a Pedro Ángel Palou, sé que mi petición no fue la base para ratificarlo en el cargo, pero me siento complacido ante tal decisión. Seguro de que el novelista, maestro y amigo de uno, hará que Puebla se consolide en estos seis años como uno de los centros culturales más importantes de México. 3) Meses atrás cuando en campaña se encontraba nuestro actual presidente municipal Enrique Doger Guerrero, visitó el Fracc. Vista Alegre y la casa de un servidor, sirvió como sede de una reunión con los colonos que simpatizaban con su forma de pensar. En tal acto tuve la oportunidad y atrevimiento de regalarle el primer número de la revista Periódica Literatura, que edito para la Casa del Escritor. Después Doger en privado me comentó que cuando él iba en una de las preparatorias de la BUAP, llegó a llevar la edición de un periódico cultural. Hoy me solidarizo ante la reciente pérdida de su madre. Le mando un fraternal abrazo y mis sinceras condolencias. Le deseo pronta recuperación y un buen inicio de trienio, donde esperemos le devuelva a nuestra ciudad la dignidad que le quitó el anterior edil. Posdata: Disculpa, una vez más al lector, por tanto sentimentalismo, pero de acuerdo estarán que si no me auto-felicito, nadie o muy pocos lo van a hacer.

Inventario Sentimental.

Revisando entre mis cajones encontré una ridícula, pero importante libreta donde personajes destacados del rotarismo y uno que otro de la política poblana me dedicaron unas palabras, por ahí pasaron hasta el ex-gobernador Melquíades Morales Flores. Ahora les tocará pasar revista a Pedro Ángel Palou García, Roberto Garcilazo, Juan Gerardo Sampedro, Alma Flores, Jenny Kim (y todas las paraguayas), Conrado Zepeda, Linda Sánchez, Gaby Guevara, y otras personas más.
Un vino tinto Concha y Toro, me acompañó al escribir mi columna.
Una llamada de Cuernavaca, Morelos de la Musa Eterna, Olga es su nombre. Culminó felizmente mi día.
 
posted by Alfredo Godínez at 17:21 | Permalink |


0 Comments:


La Fuga re-inventada(inventario-juvenil.blogspot.com) 2005-2008. Creado por Pingtajo (Alfredo G.) desde Puebla de los Ángeles, los camotes, los borrachitos, el mole poblano y los preciosos con coñac también.