domingo, 7 de enero de 2007
Inventario Juvenil 87.
Inventario Juvenil
alfredogodinez_periodicaliteratura@hotmail.com

Alfredo Godínez

Un minuto de silencio. Murió el 2006

Querido lector, el que esto escribe pensaba terminar el año con El Evangelio según Jesucristo de Saramago leído, pero ni el tiempo lo permitió y al final yo tampoco lo quise. Creo más coherente terminarlo antes del seis de enero o ese mismísimo día. Así podré hacer válida mi búsqueda de algo arriba de nosotros, superior, aunque nada cercano a lo que las instituciones -llámense iglesia católica, cristiana o cualquier otra- predican. El peligro para cada religión es que están en poderes de humanos como yo, que con tal de sobrevivir y ejercer un cierto tipo de poder sobre los creyentes, son capaces de alterar las cosas a su conveniencia. La religión es un tipo de poder, pero también es una prisión. Quizá hasta son un atentado contra la salud de propios y extraños, se privan de tanto, como el sexo, que acaban en perversiones, para muestra el fundador de los Legionarios de Cristo: Marcial Maciel y etc. En fin, esto es tema largo y no quiero meterme en camisa de once varas.
Hablando de la finalización del año, razón por la que me senté a escribir, qué efímera es la vida de un año; últimamente tenemos tan poco tiempo para disfrutarlo que se nos pasa rápido. En un abrir y cerrar de ojos ya estamos en fiestas decembrinas. El año no tiene más que 12 meses, 42 semanas, 365 días de vida, y un sin fin de etcéteras. No tiene un cumpleaños, sólo celebramos su nacimiento, ni siquiera su muerte, ni un minuto de silencio guardamos por el año que se va, nos interesa el que viene. No tiene cementerio ni siquiera simbólico. El anhelo del año, quizá, sea que mientras éste duró nos hayan sucedido cosas interesantes y de recordar, para que así cada que podamos en una plática digamos: te acuerdas de x año cuando x cosa pasó. ¡Caray, pobre año!
Bueno, ese Dios en el que ando en búsqueda o al que estoy cuestionando parece no celebrar año nuevo, él sigue jugando: los gringos han matado a Sadam Hussein; seguramente dirán “porque Dios lo quiso”; otro ataque de la ETA ocurrió en España; un ferry se hundió en Indonesia y, por supuesto, la guerra en Irak sigue, en fin. Claro, sin olvidar la pobreza de África, los pobres en México -que según Fox no existen tales seres-, el pueblo Chileno sin consuelo porque nadie ha pagado por los muertos ocasionados por el hoy occiso Pinochet, mismo pueblo y gente que ni de ahí son, han deseado el infierno para este señor, no sé, seguramente se lo merece, pero ¿quién demonios soy yo para decidir que se merece otro idéntico a mí? ¿Acaso eso no me colocaría como un monstruo también a mi? No sé, al menos yo no soy nadie para condenar, puedo quizá juzgar, evaluar, protestar, reclamar, pedir, rogar, implorar; pero jamás sentenciar. Sólo soy humano.
O ¿usted qué piensa querido lector?
Feliz inició de año y espero todos traigamos las pilas necesarias y la suficiente inteligencia, para comprender, entender y corregir al mundo, o por lo menos el cachito que nos toca.

Comentarios en http://alfredogodinezycia.blogspot.com
 
posted by Alfredo Godínez at 22:49 | Permalink |


4 Comments:


At 11:42 p. m., Anonymous franco

Saludos para el Violinista Yoris Jarzynski. Exelente concierto en Osorno. Viajemos casi 1000 km para verte. Gracias!

Barbaro, ...

Saludos de nuestra tierra.
Franco
Azul, Agrgentina.

 

At 11:42 p. m., Anonymous Anónimo

Saludos para el Violinista Yoris Jarzynski. Exelente concierto en Osorno. Viajemos casi 1000 km para verte. Gracias!

Barbaro, ...

Saludos de nuestra tierra.
Franco
Azul, Agrgentina.

 

At 10:31 p. m., Blogger Rubén

Los años no tienen nada que ver. Al tiempo no le importa si es año nuevo o no. Siempre es lo mismo.

 

At 2:21 a. m., Blogger sirako

yo necesito ayuda en eso último... que cacho me toca? creo que me lo robó alguien poderoso.

 
La Fuga re-inventada(inventario-juvenil.blogspot.com) 2005-2008. Creado por Pingtajo (Alfredo G.) desde Puebla de los Ángeles, los camotes, los borrachitos, el mole poblano y los preciosos con coñac también.