domingo, 11 de diciembre de 2005
Inventario 21
El día de...

Alejandro Montiel Bonilla, fue el pasado jueves cuando recibió el nombramiento como Secretario de Cultura por en sustitución del Dr. Pedro Ángel Palou García. Fue nombrado en Casa Aguayo por el Gobernador del Estado, Mario Marín Torres. Enhorabuena para Alejandro Montiel Bonilla, quien tendrá a cargo continuar con la mayoría de los proyectos planeados por Palou García y que están dentro del Plan Estatal de Desarrollo.

Palou García y la UDLA-P

No hay plazo que no se cumpla. En recientes días fue nombrado Rector de la UDLA-P el miembro del Crack. Noticia que agrada, pues una vez más nuestro Villaurrutia poblano demostró que no sólo se fue dejando un sexenio insuperable en el ámbito cultural sino que ahora también hará lo mismo por una Universidad que aparentemente está en crisis. Nadie apostaba por él cómo Secretario de Cultura, ahora tampoco nadie apuesta del todo por nuestro Villaurrutia poblano como Rector. El tiempo nos dará la respuesta.

El ingrato y los “literatos”, atacan.

Hacedor de postales de la levítica ciudad de la Puebla de los Ángeles quien entrevistado por Tv Azteca, para saber acerca de su opinión el nombramiento del nuevo Secretario de Cultura, comentó que era volver a lo mismo, a la misma mafia que ha estado amolando a la Cultura poblana. Sólo habría que recordarle al fotógrafo que ese sexenio al que criticó le dio empleo. No hay duda que de ingratos está lleno el mundo.
Al cierre de esta columna leo tristemente unas declaraciones fuertes e irracionales contra la gestión de Roberto M. Gracilazo al frente de la Dirección de Literatura, Ediciones y Bibliotecas. Las cacatúas son glorias locales que corresponden a un grupo de “poetas” y uno que otro cuentista alzaron la voz en contra de Garcilazo, pero despepitan por coraje, pues con el cambio de Secretario de Cultura y de sexenio se quedaron esperando hueso y no vieron pero ni las migajas. Criticaron: falta de espacios, habrá que recordar que en el primer festival de poesía que se hizo en Puebla y en la Casa del Escritor ni Miraceti Jiménez y menos Julio Eutiquio Sarabia quien también se llama Maclovio faltaron a tal evento, ¿razones? Habrá que recordarles que ellos fueron invitados por el propio Gracilazo. Beatriz Meyer debe recordar que su mandato al frente de la Sogem-Puebla, cuando ésta aún andaba por el Centro Cultural Poblano (la antigua cárcel), estuvo llena de movimientos macabros y que la corrieron por supuestas tranzas a la Sogem. Estos mismos dueños de la verdad literaria, se fueron contra la revista que se edita en la Casa del Escritor y que se llama Periódica Literatura, algunos de sus amigos como lo son Enrique de Jesús Pimentel (a quien estimo), han participado en esta publicación que según Lino, no tiene ni idea ni forma y que sólo está llena de intenciones. Tendría que recordarles que esa revista a ojos de la población ha sido recibida con agrado y comentaré que es hecha con los pocos recursos que se tienen. Por cierto, estos mismos habladores que fueron entrevistados en Síntesis, sección cultural el pasado martes, (ayer) comen de la Secretaría de Cultura, ya sea como maestros de la Casa del Escritor, como becarios, etc…
Me duelen estás criticas, me lastiman porque yo soy alumno de la Casa del Escritor desde el Verano de 2003, porque yo soy editor de la revista, oportunidad que se me concedió, pues la idea es que sea un revista hecha de y para alumnos.
No hay duda de ingratos, habladores y ambiciosos, esta levítica ciudad está llena.

Inventario Sentimental.

Invito de buena manera y con palabras preciosas a todos aquellos hacedores de la verdad literaria, léase: Jesús Bonilla, Beatriz Meyer, Maclovio (perdón, Julio Eutiquio Sarabia), y etc… A que se pongan a trabajar y nos demuestren sus capacidades. ¿La tienen? Recordemos que la crítica al otro se basa en los errores que uno ve en sí mismo.
 
posted by Alfredo Godínez at 17:31 | Permalink |


0 Comments:


La Fuga re-inventada(inventario-juvenil.blogspot.com) 2005-2008. Creado por Pingtajo (Alfredo G.) desde Puebla de los Ángeles, los camotes, los borrachitos, el mole poblano y los preciosos con coñac también.