domingo, 11 de diciembre de 2005
Inventario 27
La quejosa del Collhi.

Definición que le quedaría perfecto a la consejera de unidad de nivel formativo, pues en estas semanas se ha caracterizado por hacer berrinches. Imagínense, El Collhi (Colegio de Lingüística y Literatura Hispánica) de la BUAP, afortunadamente recibió su manita de gato y se le está dando una imagen diferente la cual da a notar más vida en dicho inmueble del centro de está ciudad, pero dicha señorita hizo un escándalo, pues para empezar se adjudicaba una gestión que no fue de ella, sino más bien del Consejero Universitario Héctor Sánchez Cortés, luego esta consejerita no quería un color que diera vida, sino optaba por un color anticuado que le daba mucha solemnidad y lo que provocaba en algunos alumnos pereza y desgane. Se hicieron consultas con los alumnos que se encontraban en el Collhi para que escogieran el color de su agrado y aún así dicha consejera se oponía, alega que ella si ha trabajado, pero no ha rendido cuentas de tal, no se ven frutos. Sin duda, sus berrinches son muestras de su incapacidad para logar beneficios a favor del Collhi. Definitivamente los que se quejan no ayudan en nada a construir una nueva universidad, ni un nuevo país.

Inventario Sentimental.

Se acuerdan que en mi columna pasada les comenté de un Club de los Dolidos y Abandonados, pues tan desesperados andan que uno de ellos hizo tres cuentos que entregaré en esta columna. El autor de esta colección de cuentos es apodado dentro de este grupo como el Niño Medievo.

Cuentos Desesperados.
Cuento I
-¡No mires arriba, allá está ella!
El joven no hizo caso, alzó la vista… su corazón golpeó el pecho tratando de escapar, su respiración fue obstruida, sus ojos se tornaron rojos: ella besaba a otro.
Las últimas veces que había intentando conquistar a una chica ocurrió algo similar a lo que ahora miraba con celo. Hoy parecía repeler a las mujeres, otrora estaba rodeado de ellas.
Dio la espalada a esa imagen y sus ojos captaron los rizos rubios.
-¡Caramba, abundan las bellezas!
Puso atención a esas palabras, siguió con la mirada aquel cuerpo hasta desaparecer en la distancia. Pensó “A ésta sí me la ligo, si no busco a otra”.
Y repitió lo mismo hasta la muerte.

Cuento II
Estoy sentado esperando el término de las clases, hace media hora salí de la mía, me aburro…Una mujer blanca, delgada, que viste hermosos tonos azules, pasa frente a mí. Se mueve con elegancia, mira de reojo mi persona…Suspiró al fin: “Lastima que la mujer que quiero está lejos de este lugar y no sea ésta, así mi dolor disminuiría”.
Volteo al fin, se ha ido. No importa, mi espera durará un par de meses más, después…Espero que tan sólo sean dos meses.

Cuento III
Ves al hombre echando la hueva. Se sienta en la banca, luego en el respaldo, se pone en pie. Nada lo hace cambiar. Sus amigos lo siguen en actitud. Un trío de chicas pasan, en medio una espectacular belleza se destaca.
-¡Uy, que cosas pasan por este colegio!- ¡Como no hay mujeres así aquí! ¡Maldita Facultad, está de la fregada!- afirma el chico lazando golpes al aire.
-De verdad hay que cambiar de escuela con urgencia- dice su compañero
-Yo los apoyo -dijo el otro-¿Y la mascota?- agregó mirando al primero.
-Aquí la traigo, como siempre –saca del bolsillo un muñeco de peluche.
-¿No se cansan de no hacer nada?- pregunta una compañera
-No responden al unísono-. La verdad da hueva, pero preferible esto a estar en mi casa. Además la cosa sería más fácil si tuviéramos vieja, pero no más no.
-Definitivamente les traeré unos letreros que digan “chico desesperado busca novia, u hombre urgido solicita mujer”
-Mejor tráeme a la mujer y olvídate de los carteles- se va ella. Se miran los tres, alzan los hombres y se sientan… Al rato:
-¡Que hueva!




 
posted by Alfredo Godínez at 17:35 | Permalink |


0 Comments:


La Fuga re-inventada(inventario-juvenil.blogspot.com) 2005-2008. Creado por Pingtajo (Alfredo G.) desde Puebla de los Ángeles, los camotes, los borrachitos, el mole poblano y los preciosos con coñac también.