domingo, 11 de diciembre de 2005
Inventario 29
Las Dixionetas desempolvadas.

La madrugada del viernes despavoridas y sorpresivas salieron las revistas Switch de por aquellos años de 1998, cuando aún costaban doce gloriosos y envidiables pesos. Las portadas eran llamativas, como lo era la propuesta de tal proyecto. Ocho eran las que me hacían ojitos y dulcemente al oído me decían léeme, léeme. No me pude resistir e intenté averiguar la razón por la cual estas ocho fueron las elegidas para sobrevivir tantos años entre las cosas que no podía tirar a la basura.
La razón era una mera sorpresa y curiosidad, ahí aparecían unos artículos que tenían por nombre: Dixionetas en su tinta (misantropicalismo, coprojimofagia y otras ciencias filosas). El autor un joven escritor, quién siempre suele firmar como X.
He aquí una prueba de sus Dixionetas:
E. A. L. P.: Iniciales del Ejército Apatista de Liberación Personal, cuyo lema de campaña -¡Ahí háganle como quieran!- ha conquistado a numerosos radicales que hacen valer sus derechos al grito de ¡A mí me vale!
Metáfora: Figura poética empleada por las especies primitivas para comunicar sus más sucios y oscuros intereses. Así, mediante una comparación exótica y desequilibrada, el macho convence a la hembra de la urgencia de darse a perpetuar la especie.
Periodista: Sirvienta respondona de la Opinión Pública. Como su gramática lo indica, el periodista sufre por el arribo de múltiples períodos (he aquí la explicación de su proverbial combatividad).
Es tan sólo una probadita. El que adivine a que escritor me refiero, pronto se llevará una sorpresa.

Inventario Sentimental.

Querido lector, para entender dicho texto, necesita cerrar los ojos y recodar su época de adolescente. Véalo como un texto en honor a sus varias noches en que fue poeta al lado de sus fieles amigos.
Tres tristes tigres y un vino: A los seres humanos en diversas épocas les da por tener ilusiones, sueños, que a la larga se realizan y dan paso a la adolescencia, dejando atrás al niño. La mayoría, a los doce años empieza a tener fijaciones o gustos por ciertas cosas u objetos en particular. Casi todos pasamos por la etapa de coleccionista de calcomanías, lapiceros, música, libros en particular, pulseras, etc.
Cuando uno crece, los intereses cambian, más cuando llega uno a la etapa universitaria y es cuando de noche a veces hasta altas horas de la madrugada uno suele hacerse de amigos con los cuales pasará algunas lunas bebiendo vino tinto y vino blanco, desempolvando los recuerdos y con ello empezar a preguntarse: ¿Acaso la añoranza de algunos ayeres en medio de la noche, en compañía de alguien que comparte los fragmentos más relevantes y significativos de su adolescencia no causan nostalgia en uno mismo al cerrar los ojos y transportarse a las mañanas jarochas en la Villarrica, primaverales en Cuernavaca, barrocas en Puebla o expedicionales en Tepeaca? Al contestarte tal pregunta, recuerdas mirándote al espejo de tu vida, que siempre haz estado solo, sin pareja, mujer, novia, como ustedes deseen llamarles.
El amigo José en una noche de esas que les relato, empezó a comentar su adicción por Velasco y por Palou, pero jamás creí que un jueves para madrugar viernes sacaría un buen de revistas mostrando la imagen de Fey, desde la media naranja hasta un especial de Switch con su biografía y algunos póster´s de cuerpo completo, así también mostró sus discos, pero lo más sorprendente fue que en las mismas revistas de Switch aparecían algunos artículos de Xavier Velasco de sus Dixionetas en su tinta, que a mi parecer son de buen gusto lingüístico y social.
Las horas pasaban de una forma irrelevante y chistosa. Alex Lora nos acompañaba con su típica jerga coloquial, que llenaba la idiosincrasia del mexicano común, la Coca-Cola casi se terminaba y los bombones empezaban a endurecerse. El reloj marcaba las cinco de la mañana.
Como olvidar la ocasión en que reía a carcajadas días antes o después con aquellos tres tristes tigres coleccionistas, tomando tres tristes profundos tragos de vino, que melodramáticamente desgarran en silencio sus gargantas con nombres irrepetibles que en esta ocasión no nombraremos. Y la mañana siempre les ganaba...sin remordimiento sentimental, esperando con recelo la siguiente tertulia nocturna en la casa de alguno de sus letrados y locos amigos, que de mañana son poetas que van deambulando por la ciudad de Puebla Este texto fue escrito a dos manos, los culpables Adrián Mellado Ulloa y este columnista.

 
posted by Alfredo Godínez at 17:36 | Permalink |


0 Comments:


La Fuga re-inventada(inventario-juvenil.blogspot.com) 2005-2008. Creado por Pingtajo (Alfredo G.) desde Puebla de los Ángeles, los camotes, los borrachitos, el mole poblano y los preciosos con coñac también.